COLUMNA DE OPINIÓN: UNA LECCION DE HUMILDAD » AraucaniaConstruye

COLUMNA DE OPINIÓN: UNA LECCION DE HUMILDAD

Sin duda lo acontecido en nuestro país en estas últimas semanas a nadie nos ha podido dejar indiferentes, donde junto con el levantamiento de válidas demandas sociales, iniciado lamentablemente por un atentado al metro, se ha sumado un ambiente confuso de manifestaciones, las que si bien algunas han sido pacíficas, la gran mayoría han terminado en un clima de mucha violencia, gatillando en la población sentimientos de desesperación, angustia, pena e incertidumbre, que probablemente desde hace décadas no se vivían en nuestra nación.

Este confuso clima ha mostrado la cara más fea de nuestra sociedad, en donde ha reinado la delincuencia, los saqueos, la violencia entre civiles, la destrucción del espacio público y privado, las confrontaciones entre nuestros carabineros y manifestantes, y como consecuencia final, la pérdida de miles de empleos con un efecto muy dañino a nuestra economía nacional. Esperamos que esto no quede en la impunidad y sean sancionados con el máximo rigor de la ley, confiando en que el poder judicial tenga la altura y la sensatez de condenar en forma seria y sin ideologías de ningún tipo estos graves hechos de violencia y destrucción.

Sin embargo, y a pesar de lo anterior, es loable destacar la entereza y humildad que mostró el ejecutivo frente a este gran desorden social, en donde si bien la solución más inmediata y desesperada habría sido la de haber restablecido el orden público por medio de las fuerzas armadas, se evitó hacerlo estas últimas semanas, asumiendo el costo político de su sector y poniendo la otra mejilla para aguantar el chaparrón.

Esto marca un hito histórico, en que la derecha estigmatizada a un pasado militar, hoy logra superar este vestigio social, sembrando una nueva luz de esperanza para poder sellar de una vez por todas una cicatriz histórica que acecha al país desde hace años, y nos contamina día a día para alcanzar los grandes acuerdos de paz y justicia que requerimos como nación. Esta lección de humildad y serenidad tuvo como resultado que la clase política pudiera salir de sus trincheras ideológicas, ponerse a trabajar con urgencia y voluntad, y elaborar así un documento de Acuerdo Por La Paz Social y con un procedimiento para evaluar si es necesario un cambio a la Constitución. Llegó la hora de conocer por la vía democrática si Chile requiere o no un cambio a la Constitución, en donde ahora la gran mayoría podrá expresar su opinión.

Hoy se abre un nuevo camino cuyo resultado es incierto y a la vez comprometedor, en donde todos debemos sumarnos a participar y abordando el movimiento social de manera humilde pero a la vez con mucha responsabilidad.

Fernando Daettwyler De Laire
Presidente CChC Temuco