HACIA UNA HOJA DE RUTA REGIONAL » AraucaniaConstruye

HACIA UNA HOJA DE RUTA REGIONAL

Hablar de La Araucanía es hablar de una región en que convergen con especial intensidad factores históricos, políticos, sociales y económicos, los que han determinado su pasado y su presente y deben ser parte de cualquier análisis respecto de su futuro. Por eso, cuando se nos invita a aportar al diseño de una “hoja de ruta regional”, que la oriente en su camino hacia el desarrollo, resulta imposible separarla de estos elementos que la han marcado fuertemente.

Porque, por ejemplo, hoy La Araucanía es la región con la mayor tasa de pobreza por ingresos del país (17,2%, el doble del promedio nacional), con un déficit habitacional que va en alza y una inversión que ha sido prácticamente nula. También con un conflicto que se arrastra por años, con múltiples propuestas que han buscado abordarlo desde diversos ángulos, sin que terminen consolidándose como una alternativa transversal y viable de implementar.

Por cierto que las respuestas ante las inquietudes y los anhelos de la región deben surgir primero desde la propia región. Sin embargo, a la luz de la experiencia que ha desarrollado nuestro gremio a lo largo de todo el país, pues somos una organización gremial con presencia en cada una de las regiones, me atrevo a señalar que el camino al desarrollo no surge de manera espontánea. Es el resultado de la voluntad de diálogo y de articulación de consensos del conjunto de la sociedad.

Consensos que ayuden a construir paz social y otras condiciones básicas por el progreso. Porque La Araucanía tiene un enorme potencial para avanzar hacia un mejor futuro.

¿Por dónde partir? Por aquello que nos une. Porque no hay nadie en la región ni en el país que no aspire a tener mayores niveles de bienestar ni a heredar a sus hijos y nietos más calidad de vida y posibilidades de concretar sus sueños. Y sobre esa base, lo primero es construir visiones compartidas respecto de aquellos elementos que aportan críticamente a cumplir estos objetivos.

Satisfacción de necesidades básicas –como salud, vivienda e infraestructura social, que incluye desde la disponibilidad de agua potable hasta la pavimentación de caminos básicos–, educación para el futuro, así como estrategias de impulso económico (ambas centrales para derrotar la pobreza) y desarrollo rural y urbano son algunos de estos temas, que debieran provocar el trabajo colaborativo y la co-construcción de lineamientos entre todos los actores de la sociedad.

De hecho, nuestro gremio ha sido parte de una muy interesante experiencia al respecto que, bajo el concepto “Visión de Ciudad”, ha promovido la participación y el diálogo ciudadano tanto en Temuco como en Padre Las Casas, lo que ha permitido definir orientaciones para la planificación futura de estas ciudades a partir de identificar los principales elementos de identidad regional.

Trabajar sobre desafíos comunes y definir en conjunto horizontes posibles de alcanzar es un gran paso para superar la desconfianza. Y es también un gran paso para aprovechar las oportunidades que presenta la región. Rompamos ahora la inercia y avancemos por este camino. La región y sus habitantes no pueden seguir esperando.

Patricio Donoso T.
Presidente
Cámara Chilena de la Construcción